Regresar

Compartir:

‘El diseño no es un fin, es un medio’

En la inauguración de la Asamblea Nacional de la Asociación Mexicana de Instituciones y Escuelas de Diseño Industrial 2011 el reconocido diseñador mexicano Ariel Rojo compartió sus experiencias de vida y proyectos con los estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UANL.

Si se pudiera resumir en tres palabras aquello que el reconocido diseñador mexicano Ariel Rojo encuentra como cualidad de los estudiantes de la Facultad de Arquitectura sería: “Juventud, divino tesoro”.
El también joven pero experimentado diseñador les aconsejó: “aprendan, den, sumen, conozcan, agrupen, concursen, empápense, viajen, fabriquen, muestren, trabajen y vuelvan a aprender”, pues considera que para los jóvenes, en el arduo camino del diseño, no debería “haber prisa”.
Todo esto se los dijo al impartir la conferencia inaugural de la “Asamblea Nacional de la Asociación Mexicana de Instituciones y Escuelas de Diseño Industrial 2011” celebrada del 17 al 19 de febrero en la Facultad de Arquitectura de la UANL.
El ya pasó por eso. Al inicio de la charla les narró cuando el y un grupo de compañeros estudiantes ganaron el primer lugar del concurso para remodelar el Zócalo de la Ciudad de México en 1998. “Nos metimos al concurso como el Borras”, recuerda y el público ríe. “Nunca lo imaginamos y lo ganamos. Claro, nunca se llevó a cabo pero lo ganamos”, agregó y arrancó otro par de risas.
Pero hizo una pausa y les dio el primer consejo del día: “no nos podemos ahogar en nuestro primer éxito, cada día hay más concursos y muchas veces puede ser suerte, no sabes cuáles son las variables, no se ahoguen en sus éxitos”.
Consideró que una de las razones por las que cree que ganaron fue porque entonces eran jóvenes. “Pero ser joven no es una cuestión de cuántos años tienes sino cómo percibes el mundo y cómo está tu mente. Puedes tener 80 años y tener una mente joven, o 15 años y parecer un abuelito”, subrayó.
Luego resumió su argumento diciendo “el diseño es algo sumamente complejo y sencillo a la vez. Es armónico y por eso se vuelve sencillo, pero también sumamente complejo”.
Y agregó; “El diseño, creo yo, no es un fin. No diseñamos para diseñar algo bonito, el diseño es un medio para llegar a algo muy importante. El diseño va más allá, podemos empezar a hablar de significados y mensajes”.
Pero no quiso adelantar argumentos o metáforas y continuó explicando los detalles de cada proyecto en el que ha trabajado a la vez que siguió dando consejos a los asistentes. “Conozcan su valor y conózcanse a sí mismos. No creas lo que eres, debes de saber lo que eres. Y no hay prisa, tienen muchos años por delante”.
Otro de los puntos importantes que tocó fue el argumento de que no es lo mismo saber diseñar que saber trabajar.
“A veces los chicos recién salidos de la escuela no saben contestar un teléfono o llevar una agenda, suben a una junta y no llevan dónde anotar; son cosas tan básicas. En México nos falta la cultura del trabajo, o también pensamos que la academia resolverá esto pero no es así”.
Y continuó: “antes de querer cobrar la millonada, yo les diría aguántense tantito. No se preocupen por ganar dinero, preocúpense por trabajar, toquen puertas, entren a oficinas que les aporten aunque no les paguen. No es lo mismo cobrar que ganar. No se preocupen por el dinero. Hay muchos otros valores en nuestro universo que el dinero”.
Finalmente les aconsejó que no se detengan hasta que llegue alguien y les pida algo, sino que fabriquen sus conceptos. Además les pidió que den y que no se preocupen por recibir. “Sumen, si están empezando, no es lo mismo una gotita que una granizada. Sean varios, hagan bola. Ahorita tienen la energía y tienen inercia”.

Responsable:

UANL
UANL