Regresar

Compartir:

Antecedentes del deporte en la UANL

Mucho antes del nacimiento de la Universidad de Nuevo León en 1933, precursora de lo que hoy es la UANL, el deporte jugó un rol importante en la institución que dio pie a la creación de la Universidad: el Colegio Civil.

Así lo demuestran algunos antecedentes que, aunque escasos, dan fe de los indicios del surgimiento deportivo en la ahora Máxima Casa de Estudios, primero en el Colegio Civil y años después en la UNL.

Entre las primeras manifestaciones deportivas dentro del Colegio Civil figura el desarrollo del voleibol. En 1918 se jugó por primera vez en Monterrey un torneo masculino de este deporte, que había sido introducido a la capital nuevoleonesa apenas un año antes por los profesores Franklin Oliverio Westrup Leal y Óscar F. Castillón.

Ese torneo tuvo como sede los terrenos del Tanque del Obispado y fue ganado por el Colegio Civil, equipo que tuvo en sus filas a Arturo B. de la Garza, “El Fonógrafo”, años después Gobernador de Nuevo León.

En ese año ya se jugaba también este deporte en la Escuela Técnica “Pablo Livas”. En 1939, seis años después de su fundación, la UNL participó en el Primer Torneo Intrauniversitario de Voleibol a nivel local, junto con la Escuela Normal Diurna y Nocturna, Secundaria 1, Bachilleres y Colegio Civil.

Esta competencia fue convocada por la Escuela Normal, que además fue la sede. Un año después entraron a este torneo las escuelas de Química y Farmacia, Medicina, Ingeniería, Escuela “Álvaro Obregón” y Bachilleres, pertenecientes a la UNL.

Poco después, la UNL obtuvo el segundo lugar en el voleibol de los Primeros Juegos Nacionales Universitarios celebrados en 1942.

En los 40 no eran muchos los deportes que se practicaban en la Ciudad y los pocos que existían transformaban sus torneos en verdaderos acontecimientos sociales y acaparaban espacios destacados en los medios de comunicación impresos.

Atletismo, basquetbol, futbol soccer, futbol americano, voleibol, beisbol, tenis y ciclismo eran las disciplinas que predominaban y en todas ellas la UNL fue parte importante de sus procesos de desarrollo.

Hasta 1942 las preparatorias y facultades participaron de manera independiente en los torneos locales hasta que en 1943 se formó el Departamento Deportivo de la UNL con el ingeniero Bernardo Dávila Reyes como jefe.

Ese mismo año, un grupo de jóvenes entusiastas solicitó crear un equipo de futbol americano, que ya desde 1941 empezaba a practicarse en Monterrey, a pesar de que en 1896 se disputó el primer juego de este deporte en la ciudad, a manera de exhibición.

Sería en 1944 cuando este deporte se institucionalizó en la UNL, naciendo el equipo con el nombre de Cachorros.

A principios de los 50, el deporte universitario seguía organizándose en el Colegio Civil, por contar con suficiente espacio para la práctica deportiva, además de la inercia que ya venía manifestando en la organización deportiva de los años previos.

Ya en esa época, el futbol americano empezó a marcar diferencia, sobre todo por su organización. A mediados de los 50 entró al mando de este deporte el doctor Edmundo Mendoza Cerecero, al mismo tiempo que Leopoldo Urdiales, prefecto de la Preparatoria 1, dirigía el deporte en la Universidad, cuya labor fue seguida por el licenciado Rubén Barragán.

El profesor Franklin O. Westrup, quien había estudiado educación física en Estados Unidos, regresó a Monterrey en 1928, pero se incorporaría a la UNL hasta mediados de los 60.

Él trajo a la Universidad a un puñado de profesores egresados de la Escuela Nacional de Educación Física y motivó los primeros grandes cambios en la concepción del deporte en la Universidad.

Un evento que impulsó la actividad deportiva interna universitaria en la década de 1950 fue sin duda la realización de los Primeros Juegos Deportivos Interuniversitarios, los cuales se llevaron a cabo del 5 al 13 de febrero de 1952, época en la cual el deporte universitario era dirigido por el señor Leopoldo Urdiales y reunía las siguientes actividades: beisbol, basquetbol, futbol soccer, futbol americano, voleibol, atletismo, natación, esgrima, boxeo, polo acuático, levantamiento de pesas y ajedrez.

Dos importantes detonadores del deporte universitario a finales de la década de 1950 fueron la Ciudad Universitaria y la hoy desaparecida Alberca Olímpica.

Posteriormente, el deporte universitario empezó a ser comandado por el ingeniero civil Raymundo “Chico” Rivera, quien desde la Coordinación de Educación Física produjo la segunda “revolución” deportiva de la UNL al sumar a ex militares especializados en deportes.

Bajo su período se multiplicaron los torneos intrauniversitarios y la práctica de más deportes, aunque no existía diferencia entre preparatorias y facultades, compitiendo entre sí ambos niveles educativos. En esta época además la oficina de Deportes fue ubicada en la Torre de Rectoría.

Fueron años en los que Ingeniería Civil destacaba en casi todas las disciplinas, hasta que Mecánica empezó a ser su competencia.

También con “Chico” Rivera al mando se creó el Trofeo Desafío a nivel intrauniversitario, que se daría a la dependencia que lo ganara por puntos tres años seguidos y que lograría Mecánica de 1966 a 1968, contabilizando también el torneo de americano, con el doble de puntos.

“Chico” Rivera cerró su ciclo en el año escolar 1970-1971 para dar paso a Roberto Escamilla de la Paz, aunque por un período muy corto, de apenas algunos meses.

Fue relevado por Nelson Guzmán Flores, quien también tuvo un paso efímero por la oficina de Deportes, pero alcanzó a crear el Carnaval Deportivo, que tuvo una duración de tres semanas y que ganó FIME, esto en 1972.

Al siguiente año lo relevó en el cargo el ingeniero Cayetano E. Garza Garza, “El Tigre Mayor”, quien llegaba al deporte general de la Universidad respaldado por su tricampeonato de 1969 a 1971 con los Osos de FIME en el futbol americano y con su estatus de “head coach” de Tigres, a los cuales convertiría en Auténticos en 1974.

Fue el fundador de lo que hoy aún es la Dirección General de Deportes, además de crear un año después la Facultad de Organización Deportiva, de donde ha emergido un gran número de profesionistas que se han ido sumando con grandes logros al engranaje del deporte de la UANL.

En este período el deporte universitario local, pero sobre todo el nacional, empezaba a tomar otras dimensiones y hubo que aplicarse al desarrollo de nuevas disciplinas y a la construcción de instalaciones adecuadas a los nuevos tiempos.

En 1975 surge el “Trofeo Universidad”, que todavía se encuentra vigente en los equipos de la UANL.

Garza Garza terminó su período en 1991 y entregó la DGD al doctor Óscar Salas Fraire, quien dirigiría el deporte universitario de 1991 a 1996.

El médico Javier Meza Flores tomó el mando en 1996 y un año después la UANL fue subsede de la primera edición de lo que hoy es la Universiada Nacional, ocupando la cuarta posición en el medallero, yendo en ascenso hasta ganarla en el 2000, año en que Meza Flores dejó la DGD.

De 2000 a 2003 dirigió el deporte universitario el biólogo Rosendo Salas y desde 2003 al 2016 el Ing. Jaime C. Vallejo Salinas y a la fecha lo viene haciendo el Dr. José Alberto Pérez García.

Para el año 2008 surge un crecimiento y modernización de la infraestructura deportiva creándose el Centro Acuático Olímpico Universitario “CAOU”. En 2010 se inaugura el Polideportivo Tigres de General Escobedo.

En el 2010 se inaugura la Torre Administrativa de la Dirección General de Deportes y en este mismo año inicia la construcción del Polideportivo Tigres de Linares. Es importante señalar las adecuaciones que se hicieron a las instalaciones deportivas rumbo a la Universiada Nacional 2015 UANL.

La Universidad mantiene hoy en día un estatus ganador y ha liderado el medallero de oro en la Universiada Nacional en 15 ocasiones desde el 2000 al 2018, ganándolo de forma consecutiva desde 2006.

También ha aportado un sinnúmero de deportistas a diversas selecciones nacionales de diferentes niveles y campeonatos, incluyendo Juegos Olímpicos, y en deportes que no pertenecen a programas de la instancia oficial del deporte universitario de México.


Responsable: Dirección General de Deportes

UANL
UANL