Regresar

Compartir:

Fútbol para amputados

Los Tigres de futbol para amputados se coronan campeones al vencer en tiempo extra a los Dragones del Estado de México.

Demostrando que para ellos no hay límites en la vida al cumplir una meta y un sueño que inició el pasado mes de junio, cuando se contó con el aval de la Federación Mexicana de Futbol para organizar la Liga Nacional de Futbol para Amputados, los Tigres de la UANL se coronaron campeones de esta primera edición. Unas doscientas personas fueron testigos de la coronación de los felinos en los campos de lo que ha sido su casa, el Polideportivo Tigres, ubicado en Escobedo.
En el primer tiempo, el marcador terminó 1-0 a favor de los felinos, con la anotación de Carlos Vázquez, quien cobró un tiro libre directo que logró perforar la portería de los Dragones del Estado de México. El dominio de los auriazules era evidente, pero la falta de contundencia y la buena actuación del portero de los Dragones, Amador Moreno, impidieron que se ampliara el marcador.
La segunda parte resultó muy pareja y con pocas llegadas a gol de ambos equipos. El tiempo transcurría y la presión de los Dragones se volvió más intensa, por lo que las llegadas a la portería de Marco Ibarra se incrementaron y los del Estado de México tuvieron su recompensa, cuando el árbitro marcó un penal por una clara mano de la defensa de los felinos a un minuto de finalizar el partido.
El delantero de los Dragones, Gregorio Vega, venció el marco felino y el partido tuvo que definirse en los tiempos extras.
Pero el cansancio hizo presa a ambos equipo. Surgieron los calambres y el trabajo del servicio médico se tornó intenso ante el desgaste de los equipos. En el primer tiempo extra, las escuadras no se hicieron daño, pero en la segunda mitad, los felinos sacaron la casta y en un “madruguete”, al cobrar una falta, aunado a la desatención de la defensa de los rojos, provocaron que Oziel Sánchez se plantara frente al portero y lo “fusilara” en su salida, anotando el 2-1 y provocando el grito y la algarabía de los seguidores de los de azul y oro.
El árbitro pitó el fin del encuentro e inició el festejo con los abrazos, las felicitaciones y el llanto de los integrantes del cuadro universitario, quienes compartían la emoción con sus familiares y el público que se dio cita en el Polideportivo.
El momento esperado había llegado y la tan ansiada copa fue entregada y levantada por el capitán felino, Carlos Vázquez, junto con todos los jugadores del equipo felino, quienes dieron la tradicional vuelta olímpica de campeones.
“Es un sueño de niño: primero levantarme de mi accidente, volver a la vida, superarme y en la Liga ser campeones”, dijo el capitán felino.
Para Eduardo Cantú, alumno de la Facultad de Derecho, el campeonato no fue obra de la casualidad, “es el trabajo de años, desde que se inició el proyecto de Tigres amputados; es la culminación de este sueño y vienen aún más”.
Para llegar a la gran final, los felinos sostuvieron seis encuentros, de los cuales ganaron seis y empataron uno, con 31 goles a favor y uno en contra.
En esta temporada participaron en la Liga Nacional los equipos Dragones del Estado de México, Guerreros de Torreón, Lobos de Jalisco, León, Ciclones de Colima, Club Panteras de la Ciudad de México y Coyotes de Querétaro.
Los integrantes de los Tigres campeones son: Marco Ibarra, Jorge González, Abelardo Rangel, Emmanuel de Hoyos, Oswaldo Castillo, Juan Antonio Lozano, José Manuel Valdés, Alfredo Gutiérrez, Rolando Canizales, Alan Oziel Sánchez, Carlos Vázquez, Eduardo Cantú, dirigidos por el entrenador Guillermo Almaguer.
El partido se llevó a cabo el domingo 4 de octubre en el Polideportivo Tigres, ubicado en Escobedo, Nuevo León.

Responsable: Prensa UANL

UANL
UANL