Regresar

Compartir:

La palabra poética de Tomasa Rivera

La Universidad Autónoma de Nuevo León contó con la presencia de la distinguida poeta veracruzana, Silvia Tomasa Rivera, quien impartió “Poética de la revelación” en el Colegio Civil del 5 al 8 de agosto.

“Revelar es mostrar”, advierte Silvia Tomasa Rivera. Reunidos en la sala de juntas del Colegio Civil Centro Cultural Universitario de la UANL, la poeta veracruzana compartió los motivos de su visita a la ciudad.

Agosto estalla entre todas las cosas, sobre los seres abandonados a la intemperie.

Rivera fue invitada por la alma máter para impartir el taller “Poética de la revelación”, además de brindar un recital poético el 7 de agosto en el Espacio Cultural Gargantúa.

Revelar, decir, quitar el velo. Cuántas veces no sucede que en lugar de seguir el consejo de una persona muy cercana, atendemos el consejo de un ser ajeno a la familia nuclear, al primer círculo de amigos.

Lo mismo sucede con un poema. Al leerlo, al encontrarse con el hecho poético, nos vemos iluminados por un conocimiento; tal vez no nuevo del todo, pero el hecho es que el acto refuerza o da certeza de las cosas.

La poesía está en todas partes, fuera y dentro del ser humano, pero es en el interior donde se desarrolla el laboratorio.   

“De pronto, alguien le tiene que decir a uno, ayudar al descubrimiento de las formas. Cómo hacer. Cómo escribir o describir un poema.

“Estamos para conocer, mitificar o desmitificar la cuestión de los orígenes de la poesía.

“Revelar desde lo más íntimo de nuestros sentidos la forma de cómo podemos descubrir la poesía adentro de nosotros”, señala.

Palabra de poeta

Rivera escribe un libro con el formato manual de usuario. El objetivo es que quien lo lea, tenga la capacidad de escribir poesía.

Mientras habla, ella tensa el oído de quien escucha. Conforme pasan los minutos, esta entrevista se convierte más en una cátedra personal, un viaje guiado por un piloto de lujo.

La poeta deja por aquí y por allá frases a modo de piezas de un gran rompecabezas. Uno intenta unirlas de una vez por todas; en el ejercicio, se revela un nuevo significado: cada frase tiene su propia música, su propio peso.

Su rompecabezas

“Independientemente lo que nos inspire, la poesía la generamos dentro de nosotros. Hay que llevarla a nuestro laboratorio interno, que ya tiene que ver con las cuestiones de la sensibilidad del ser, más allá de la persona.

“Tú eres una persona pero dentro de ti hay un ser que se conecta con el infinito, con la infinitud”.

“Toda persona puede escribir poesía. Ser poeta es otra cosa; es una forma de vida”.

“Poema no es poesía. Poesía es algo mucho más profundo que está en todas las cosas y en esa parte que nos toca con el contacto con la divinidad cuando estamos solos”.

“Un poema es la revelación de algo que ocurrió o que va a ocurrir”.

“La poesía está en el tiempo, no es solamente algo que se adelanta a los acontecimientos, siempre está en todos los acontecimientos. El que se adelanta es el poema o el poeta”.

“Víctor Manuel Cárdenas, poeta de Colima, decía, la poesía no cambia nada; es un espejo en donde se mira el que cambia”.

“Las cosas grandes no tienen precio. Lo que se genera frente a lo divino, lo que genera el corazón del hombre no es mercadotecnia”.

“Comenzar a escribir entre dos grandes pilares donde uno tiene que subirse cuando decide escribir un poema: el amor y la puerta del silencio”.

“La poesía exige una entrega total, igual que el amor”.

“La poesía es una necesidad y la gente necesita de la poesía”.

“Antes que se active dentro de uno la energía de la poesía, tenemos que desear. El deseo es un detonante de la acción poética y de todo lo demás”.

“Lo que se hace en poesía es aplicable a todo. Es perfecta matemática. Es la perfección. La poesía es metafísica, química, realidad, orgánica, astral. Tiene todo lo que está dentro de uno”.

Reconocimientos de Silvia Tomasa Rivera

  • Premio de Poesía Paula de Allende UAQ en 1987 por El tiempo tiene miedo.
  • Premio Nacional de Poesía Jaime Sabines en 1988 por Por el camino del mar, el camino de piedra.
  • Premio de Poesía Alfonso Reyes en 1991.
  • Premio de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada en 1997 por Alta montaña.

Responsable: Prensa UANL

UANL
UANL