Regresar

Compartir:

Escuela Preparatoria No. 21 China

Misión

Formar integralmente bachilleres innovadores, competitivos, capaces de lograr su superación personal, poseedores de un amplio sentido de la vida y con plena conciencia de la situación regional, nacional y mundial; que aplican valores universitarios y se comprometen con el desarrollo  sustentable, económico, científico, tecnológico y cultural de nuestro país.

Los servicios educativos se encuentran articulados de forma coherente entre sí, los programas favorecen la movilidad estudiantil, la innovación y la internacionalización, y son reconocidos por su buena calidad al considerar estándares internacionales. Los  profesores se encuentran en permanente actualización, su práctica privilegia la equidad y la educación centrada en el aprendizaje para que los estudiantes desarrollen las competencias requeridas para su vida profesional y personal.


Visión

La Preparatoria 21 de la Universidad Autónoma de Nuevo León es una escuela socialmente responsable y de clase mundial, que propicia la reflexión y el trabajo colaborativo de los estudiantes y del personal docente y administrativo, privilegia la formación integral y la equidad bajo la implementación de un modelo educativo que tiene como ejes rectores, la educación centrada en el aprendizaje para el desarrollo de las competencias, la flexibilidad, la innovación y la internacionalización, así como la responsabilidad social.


Política de Calidad y Valores

Proveemos con calidad el servicio de educación en el nivel medio superior, a través de procesos académicos y administrativos, orientados hacia la satisfacción del cliente y a la mejora continua.

Valores:

Verdad. Para realizar sus propósitos y fines, la vida y el quehacer institucional se organizan y desenvuelven teniendo como eje y fin el descubrimiento de lo que es verdadero.

Equidad. Significa ofrecer igualdad de oportunidades educativas de buena calidad a los jóvenes que serán un pilar fundamental en el desarrollo del país. La práctica de la equidad es un valor fundamental de la responsabilidad social de la Universidad en el cumplimiento de sus funciones.

Honestidad. Es el soporte fundamental de las virtudes que deben distinguir a la Institución. La honestidad conduce al conocimiento y a la aceptación de las carencias propias de la condición humana, y al reconocimiento de los límites del saber y de la acción.

Libertad. El conocimiento conduce a un ejercicio de la autodeterminación e implica la elección ante alternativas de manera responsable e informada.

Solidaridad. Por su carácter público, la Universidad debe ser solidaria y mantener el compromiso de procurar atender a toda la población por igual, en particular a la más desfavorecida, por lo que debe realizar esfuerzos institucionales permanentes para lograr tal propósito.

Respeto a la vida y a los demás. Constituye el factor de cohesión de una sociedad caracterizada por la diversidad, que posibilita la coexistencia en armonía y paz, permitiendo a los universitarios la apertura hacia los demás, estableciendo las bases para la solidaridad y la vida en comunidad.

Paz. Entendida como un estado en el que se encuentran en equilibrio y estabilidad los diferentes componentes de la Universidad. Implica la comprensión, el entendimiento y las buenas relaciones entre los miembros de la comunidad universitaria, en el cumplimiento de las funciones institucionales.

Respeto a la naturaleza. Las actividades formativas de la Universidad están basadas en el respeto a la naturaleza y la armonía con la sociedad. Por ello, ha asumido como compromiso la formación de bachilleres con una conciencia ecológica de coexistencia con todos los seres vivos del planeta para el beneficio común. Es en un ambiente de libertad y respeto que florece el cuidado a la naturaleza, principio indispensable para formar al nuevo ciudadano del mundo que haga suyo el paradigma del desarrollo sustentable.

Integridad. La Universidad tiene la obligación de ser ejemplo de rectitud y probidad, orientando todos sus actos a la búsqueda de la verdad, apartándose de conductas y prácticas relacionadas con la simulación y el engaño.

Comportamiento ético. Debe ser la premisa de la actividad de los universitarios. En el desempeño de su ejercicio profesional, los egresados de la Universidad deben manifestar la posesión y el acatamiento de los principios y valores que regulan las actividades propias de las ocupaciones y del mundo laboral. Es en un ambiente de respeto y ética que se puede formar al nuevo ciudadano comprometido con el desarrollo de su sociedad.


Ubicación


Responsable: Dirección de Patrimonio

UANL
UANL