Dr. Pedro de Alba

5 de septiembre de 1933 * - 20 de diciembre de 1933 **

Nació el 17 de diciembre de 1887 en San Juan de Los Lagos, Jalisco. Su raíz campesina habría de ejercer en él la influencia que le serviría en su carrera educativa, política y diplomática.
 
Cursó su bachillerato en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes en 1903 y; en el laico Instituto de Ciencias en 1905. En aquella ciudad hizo amistad con el poeta Ramón López Velarde, el escritor Enrique Fernández Ledesma, el pintor Saturnino Herrán y el filósofo Rafael Sánchez en quienes encontró un sentido muy particular para el destino de su propia vida; sin embargo, cambió de ambiente al ingresar a la Escuela Médico Militar, donde se recibió en 1913 como Médico Cirujano y con el grado de mayor del Ejército.
 
Durante la Revolución fue destinado a Zacatecas, Torreón y Veracruz. Su práctica médica la consagró a los pobres y durante su cargo como director del Instituto de Ciencias de Aguascalientes no aceptó remuneración económica a cambio de sus servicios.
 
Fue diputado del Congreso de la Unión de 1917 a 1920 y dos veces senador de la República por el estado de Aguascalientes: de 1920 a1922 y de 1952 a 1957, donde realizó una meritoria labor en las comisiones de Educación y Relaciones Exteriores; en la primera de ellas apoyó la ley impulsada por José Vasconcelos para federalizar la enseñanza. La Legislatura local lo designó hijo predilecto.
 
Afirmó su vocación de educador en su paso como director de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional en 1927 y; en 1929, año de la gran huelga, reorganizó la Escuela Nacional Preparatoria dentro de los términos de la ley de autonomía. Al finalizar esta labor llegó a Monterrey comisionado por la Secretaría de Educación Pública para coadyuvar en la organización de la Universidad de Nuevo León, de modo que fue el alma creadora de la Institución en 1933, a la que imprimió su limpio humanismo y carácter social durante su breve paso como secretario general interino en funciones de rector por designación del gobernador Francisco A. Cárdenas.
 
Fue amable como persona; sencillo y profundo como catedrático de las materias de Historia General, Literatura Española e Hispanoamericana; infatigable como escritor, dejando obras como Fray Bartolomé de las Casas, padre de los indios; Educación y Democracia; y La España Nuestra.
 
Su labor diplomática lo llevó a representar al país ante foros y organismos internacionales en Europa, Estados Unidos y Sudamérica. Fue subdirector y director de la Unión Panamericana en Washington, embajador en Chile y delegado mexicano en la UNESCO en París, cargo que desempeñaba cuando falleció el 10 de noviembre de 1960.

* Designación del gobernador: El Porvenir, 6 y 7 de septiembre de 1933 ** Acta No. 11, año escolar 1933-1934/2