Desarrolla UANL habilidades de alumnos Asperger

   

 

Por: Alejandro Salas
 
Las personas con el síndrome de Asperger, pese a lo que se conoce, pueden destacar en diferentes áreas como las artes, ciencias, matemáticas, mecánica e, incluso, actividades físicas, todo depende del seguimiento que se les dé.
 
Y la Universidad Autónoma de Nuevo León busca explotar ese potencial.
 
Gracias al trabajo del equipo del Centro Universitario de Salud, liderado por Rebeca Thelma Martínez Villarreal, la UANL se ha dado a la tarea de ayudar y dirigir a los alumnos de nivel media superior que cuenten con esta condición para que continúen con su desarrollo universitario.
 
“El proyecto consiste en identificar a todo aquel alumno que ingrese a la universidad que no ha sido diagnosticado y que sus padres de familia no saben cómo tratarlos o de la existencia de la condición”, dijo Martínez Villarreal en entrevista.
 
El síndrome de Asperger es un conjunto de problemas conductuales que forman parte del trastorno del espectro autista, entre sus características de quienes la padecen se encuentra una habilidad numéricas destacada o artística, así como una notable resistencia al cambio y poca interacción social.
 
En la actualidad se calcula que el síndrome afecta de 3 a 7 personas por cada 1000 niños.
 
Denominados como alumnos de necesidades educativas específicas, la Máxima Casa de Estudios busca asesorar a los padres de familia para conocer el síndrome, cómo tratarlo y cómo poder sacar el mayor provecho a esta condición por medio del proyecto.
 
Entre algunas personalidades que se tienen registro de haber tenido señales del síndrome Asperger se encuentran Isaac Newton y Albert Einstein.
 
La planeación inicia con una reunión de padres de familia realizada por semestre al momento de que entran a la preparatoria de la UANL, se les aplica un cuestionario de habilidades de sus hijos para detectar a los alumnos con complicaciones cognitivos.
 
“Una vez identificados estos muchachos con la autorización de los padres, se le harán unas pruebas psicológicas, entonces se hace el diagnóstico y se le da el resultado al padre de familia y se le pregunta que si quiere que su hijo sea parte del proyecto”, agregó la directora del Centro Universitario de Salud.
 
En un año de trabajo se han detectado 18 alumnos de nivel media superior con síndrome Asperger.
 
“Queremos rescatar a los alumnos para que tengan éxito en su carrera universitaria y que no dejen sus estudios por falta de conocimientos o por que no pueden”, comentó.
 
La especialista en salud integral del adolescente aseguró que lo importante es acercarse al Centro Universitario de Salud para ser apoyados, que los padres de familia pierdan el miedo de conocer más a sus hijos, ya que, de esa manera todo será más fácil.
 
Para mayor información favor de comunicarse al teléfono 1340-4930 con la Lic. Perla Durán.