Conoce los plásticos y cuida tu salud

   

Por: Alejandro Salas
 
¿Te has preguntado cuál es la finalidad de la simbología que se encuentra en los refractarios de plástico que guardan nuestras bebidas o alimentos?
 
¡Considéralos, te pueden salvar la vida!
 
Los denominados “triangulitos” impresos en varios recipientes que se encuentran en nuestra cocina son una identificación directa del material con el que están hechos, además de que indican la especificidad de su uso.
 
El Secretario de Desarrollo Sustentable de la UANL, Sergio Fernández Delgadillo, señaló una serie de especificaciones en la utilización de plásticos que se deben tomar en cuenta a la hora de guardar, calentar o, incluso, ocupar recipientes en la cocina.
 
“La mayoría de los productos, alimenticios o no, vienen empaquetados o manufacturados en plástico, por ello es necesario que conozcamos los distintos tipos de plásticos y sus diferentes grados de toxicidad”, comentó Fernández Delgadillo.
 
“Existen más de 100 tipos de plásticos, pero son siete los que se utilizan con mayor regularidad en nuestra vida diaria”, añadió.
 
El símbolo triangular de los recipientes incluye un número que representa el tipo de material con el que fueron hechos, lo cual permite darles un mejor uso. Así, tenemos el 1: PET (polietileno tereftalato), 2: HDPE (polietileno de alta densidad), 3: V o PVC (vinílico o cloruro de polivinilo), 4: LDPE (polietileno de baja densidad), 5: PP (polipropileno), 6: PS (poliestireno), 7: Otros (plásticos que forman los DVD, gafas de sol, material para computadoras, entre muchos otros).
 
Pero si además, antes del símbolo se encuentra una “R”, esto quiere decir que el producto está hecho con material reciclado, o si bien se ha agregado el acrónimo “ABS”, se trata del acrilonitrilo butadieno estireno, un plástico muy duro utilizado en automoción y en labores industriales y domésticas.
 
Esta información permite que cada uno de los principales plásticos pueda ser manejado con un cuidado específico, especialmente los que sean utilizados para calentar algún producto en ellos.
 
“Los plásticos de la figura 1 sólo pueden usarse una sola ocasión; los números 2, 4 y 5 son, por su naturaleza, más seguros y reutilizables; mientras que los de la figura 3 pueden desprender bisfenol A y ftalatos, por lo que su uso requiere de ciertos cuidados especiales.
 
“Los plásticos con la figura número 6 son con los que se debe tener mayor precaución, ya que son potencialmente tóxicos, y si no se tienen las medidas debidas, el usarlos para guardar o calentar algo en ellos puede causar grandes daños a la salud”, agregó el funcionario universitario.
 
Por su parte, los plásticos con la figura 7 deben evitarse totalmente como contenedores ya que desprenden bisfenol A (BPA), que es un componente monomérico presente en aditivos plásticos utilizados en la fabricación de materiales de policarbonato y resinas epoxi. 
 
Se encuentran comúnmente en botellas de plástico que se vuelven resistentes e inastillables, como por ejemplo las botellas de agua. Además las resinas epoxi que contienen bisfenol A se usan como recubrimiento en casi todas las latas de aluminio.
 
Dado que esta sustancia química es potencialmente capaz de afectar el equilibrio natural de hormonas del cuerpo, puede representar un riesgo para el desarrollo normal de un niño, así como aumentar la posibilidad de contraer una gran variedad de enfermedades, como la diabetes de tipo 2, el cáncer de seno y el cáncer de próstata.
 
Como recomendación, el Secretario de Desarrollo Sustentable aseguró que se debe evitar utilizar biberones de plástico para los bebés y, peor aún, calentar el contenido en ellos, especialmente en el horno de microondas, a excepción de los plásticos que contengan un símbolo que sí lo permita.
 
Por ello es más saludable calentar los alimentos o bebidas en envases de cerámica o cristal y taparlos con otro plato o tapadera de cerámica.
 
“Las botellas de bebidas y recipientes de cristal o de acero inoxidable son reciclables al 100 por ciento y casi tan ligeras como las de plástico, además de que están libres de productos químicos como el bisfenol A (BPA), y son seguras de utilizar con líquidos calientes.
 
“Es muy importante para nuestra salud tener en cuenta que los plásticos pueden transferir sustancias químicas a los alimentos, y por tanto es importante conocer el significado de la información que los fabricantes nos dan en ellos cuando los convierten en utensilios de cocina”, advirtió Fernández Delgadillo.