La biopsia líquida: el futuro en detección del cáncer de mama

Especialistas del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”, trabajan en esta nueva técnica para el diagnóstico oportuno, tratamiento específico y seguimiento de pacientes con cáncer de mama. La biopsia líquida es un procedimiento más sencillo, rápido y menos invasivo.

   

En menos de 10 años, el cáncer de mama será detectable con una muestra de sangre o saliva, incluso antes de que las células tumorales formen una lesión visible en una radiografía.

Así lo aseguró el Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”, David Hernández Barajas, quien señaló que la mamografía será reemplazada por este nuevo método no invasivo conocido como biopsia líquida.

“Generalmente, con una lesión de medio centímetro es cuando se puede ver por estudios de imagen. La intención de estos estudios nuevos es detectarlos antes de que se manifieste”, señaló el especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Hernández Barajas explicó que este avance médico responde a la necesidad de contribuir en la detección temprana del cáncer de mama, enfermedad que causa la muerte de más de cinco mil mujeres en México, es decir 15 al día o una cada 90 minutos.

“Estamos por iniciar un laboratorio para tratar de detectar la enfermedad antes de que se manifieste. Hay una serie de estudios para determinar mutaciones, alteraciones en el ADN, células tumorales circulantes, en el cual el tumor -desde antes de que se vea-, pueda liberar células y puedan ser detectadas en la sangre”, señaló el especialista.

El Laboratorio de Investigación Básica se integrará a la Clínica de Prevención y Atención Temprana de Cáncer del Centro Universitario contra el Cáncer de la UANL.

Este nuevo espacio, único en México, permitirá que los profesores y estudiantes de la Facultad de Medicina de la UANL desarrollen nuevos procedimientos de detección y atención oportuna del cáncer.

“Se está terminando el laboratorio, pero en otras áreas de la Facultad de Medicina -en bioquímica, histología-, se están haciendo estudios acerca de esto”, aseguró David Hernández.

“Estos avances todavía están en estudio, no es un estándar, pero para allá va. Yo creo que en menos de diez años se va a poder hacer el diagnóstico sin mamografía”, agregó el especialista del Hospital Universitario.

Además de la detección temprana y el conocimiento a detalle de las características del tumor, la biopsia líquida permitirá dar seguimiento a los avances del tratamiento de cada paciente.

Este avance se traducirá en un aumento en la tasa de curación, mejor calidad de vida del paciente, disminución de la morbilidad y reducción del gasto público en tratamientos.

“La perspectiva es eso, que el diagnóstico se haga en una biopsia líquida; y la quimioterapia tal vez vaya a desaparecer con tratamientos muy específicos, que van a tratar mutaciones o alteraciones específicas en el ADN.

“Sí se ha cambiado la historia natural de la enfermedad, todo va evolucionando. Ya hay tratamientos aprobados, es el futuro de la oncología”, agregó Hernández Barajas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es el tipo de cáncer más mortífero entre las mujeres de 20 a 59 años en todas las partes del mundo.

En México, se reportan 14 mil nuevos casos de cáncer de mama al año. Se estima que el 90 por ciento de las pacientes diagnosticadas se encuentran en una etapa tardía, lo que dificulta el control de esta enfermedad.

Por
Blanca Medina Viezca
Fecha
Octubre 19 de 2017
Fotografía
UANL