UANL Promoverán la Paz con programas educativos, preventivos y asistenciales‏

La Universidad Autónoma de Nuevo León formaliza sus vínculos de colaboración con la asociación Promoción de Paz ABP, mediante la firma de un convenio que involucra a estudiantil de la UANL en programas para la prevención de las adicciones, el pandillerismo y la violencia, entre los grupos más vulnerables de la población.

   

Promoción de Paz es una asociación que durante 15 años ha realizado trabajo comunitario en los barrios vulnerables y centros penitenciarios, labor que ha permitido empoderar a las personas brindando herramientas para vivir la vida de manera positiva y constructiva.
 
Así fue el caso de Ángel Treviño, un joven que se alejó del mundo de las drogas para continuar sus estudios de preparatoria e integrarse a esta asociación como promotor de una cultura de paz; actualmente es alumno de la Facultad de Artes Visuales.
 
En esta tarea participan alumnos de la Universidad Autónoma de Nuevo León, institución que formalizó un convenio de colaboración con Promoción de Paz para que reciban el apoyo de los estudiantes y maestros para la realización de talleres, grupos de integración y conferencias, así como los beneficios del Programa de Becas.
 
Firmaron este acuerdo el Rector Jesús Ancer Rodríguez y María del Consuelo Bañuelos Lozano, Directora de Promoción de Paz; alianza que impactará de manera directa a cerca de 3 mil familias que buscan reconstruir su integración y trabajar en actividades de desarrollo humano.
 
Promueven la cultura de paz
 
Los programas de Promoción de Paz se implementan en centros penitenciarios, centros de intercambio para adolescentes y centros de rehabilitación de adicciones para personas de escasos recursos y colonias localizadas en polígonos de violencia y pobreza en la entidad.
 
Con estas estrategias buscan impactar de manera directa a quienes viven una privación de la libertad, a jóvenes que han caído en el mundo de las drogas y a sus familias.
 
“Es la Universidad el puente más directo entre el sueño y la oportunidad de hacerlo realidad y hoy estamos de frente a un gran compromiso, impulsar hacia la educación a quienes no tiene garantizado este derecho; gracias al apoyo de los estudiantes de la Universidad quienes -con muy poco recursos  y  mucha pasión- han tenido la hermosa sensibilidad de escuchar los anhelos de superación de quienes han pasado o pasan por situaciones complicadas”, dijo María del Consuelo Bañuelos.
 
Así lo dejó claro Edy, joven que se integró a Promoción de Paz en su lucha por trascender y ser mejor persona.
 
“Hoy he sanado mi corazón, hoy le encuentro un valor a la vida que hace 3 años no lo tenía; estar aquí y convivir con muchas personas que viven momentos de violencia es muy importante porque a través de los que hacemos se observa un cambio, Ahora estudio Diseño Gráfico en su casa (la UANL) y eso es muy importante para mí”, admitió.
 
Ante este testimonio, el Rector Jesús Ancer Rodríguez se comprometió a continuar con el apoyo a esta asociación, toda vez que la Máxima Casa de Estudios se caracteriza por ser una institución sensible a las necesidades de los grupos más vulnerables.
 
“Me comprometo a que se les otorguen las becas de estudios, seamos socios estratégicos para crecer juntos, presenten propuestas para mejorar su institución; para mí ustedes, Ángel y Edy, son los líderes que van a generar la transformación de las personas que aquí acuden, seguiremos trabajando y la Universidad seguirá pendiente de la sociedad”, dijo el Ejecutivo universitario.
 
Formalizan alianza iniciada en 2012
 
La Universidad Autónoma de Nuevo León formalizó sus vínculos de colaboración con la asociación Promoción de Paz ABP, mediante la firma de un convenio que involucra a estudiantil de la UANL en programas para la prevención de las adicciones, el pandillerismo y la violencia, entre los grupos más vulnerables de la población. 
 
Esta alianza involucra a jóvenes en actividad de servicio social, prácticas profesionales, servicio comunitario y voluntariado, a través de campañas de donación de juguetes, útiles escolares y cobertores en polígonos de pobreza del área metropolitana; además, brindar asesoría gratuita en el Despacho Jurídico e impartir cursos de capacitación para el trabajo a personas que buscan la reinserción social. 
 
Aunado a los programas de prevención e intervención, la Máxima Casa de Estudios ha incorporado a sus aulas a un grupo de 13 jóvenes para cursar bachillerato, carreras técnicas y estudios de licenciatura, como parte de su compromiso con la equidad e inclusión.
Por
Esperanza Armendáriz y Eduardo Loredo Rivera
Fecha
Agosto 20 de 2014
Fotografía
José Luis Macías Nicanor