Suicidio, violencia intrafamiliar y pandillas en Nuevo León

“Investigamos los casos de violencia intrafamiliar, el número de pandillas y los casos de suicidios en Monterrey y siete municipio de la zona conurbada: Guadalupe, San Nicolás, Apodaca, Santa Catarina, San Pedro, Benito Juárez y Escobedo”.

   

24 de marzo de 2009

Constantemente escuchamos los términos violencia intrafamiliar, pandilla y suicidio, y en esta ocasión abordaremos la relación que existe entre éstos.

La doctora Patricia Liliana Cerda Pérez, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en conjunto con investigadores de la Facultad de Psicología, Filosofía, Trabajo Social, entre otras, han realizado un estudio que aborda tales temáticas.

“Investigamos los casos de violencia intrafamiliar, el número de pandillas y los casos de suicidios en Monterrey y siete municipio de la zona conurbada: Guadalupe, San Nicolás, Apodaca, Santa Catarina, San Pedro, Benito Juárez y Escobedo”.

“Tenemos seis años estudiando el tema de suicidio por cuestión de género, y hace tres, nos preguntamos qué tanta incidencia existe entre éste y otros fenómenos. A partir de ahí creamos un instrumento para hacer la medición cartográfica y medir violencia intrafamiliar, pandillas y suicidio”, explicó Cerda Pérez.

Hacer esta medición de los casos de violencia intrafamiliar, del lugar de reunión de las pandillas y de los casos de suicidio, calle por calle, colonia a colonia a lo largo de ocho municipios de Nuevo León, es tarea diaria del Centro de Investigación de la Comunicación que encabeza la doctora Patricia Cerda.

La información del número de casos de violencia intrafamiliar en esta investigación se basa en las denuncias que la víctima (el 95% mujeres) presenta ante las autoridades correspondientes; así como en las cifras que la Secretaria de Seguridad Pública y otros organismos de Gobierno Estatal tienen respecto a las pandillas en la localidad. El Instituto Estatal de la Mujer y de la Juventud, son organismos que también aportan información.

Suicidio, violencia y pandillas no son exclusivos de ninguna clase social

“Existen alrededor de 2 mil pandillas operando (hasta el 2008) en estos municipios. Es un fenómeno netamente urbano que ha tenido un crecimiento en los últimos tres años, más que una organización criminal como todo mundo lo quiere ver -y con eso no digo que no hay pandilleros que roben, o que se droguen- son organizaciones que sufren estas estigmatizaciones generalizadas. Sí hay pandilleros que cometen delitos, como también hay jóvenes de familia que lo hacen”.

“La pandilla es un problema de identidad de los jóvenes, de la falta de respuestas en el mundo laboral y educativo, pero sobre todo en lo familiar. Comienza también dentro de estas familias violentas, obviamente los niños y jóvenes aprenden conductas, y si ven patrones de violencia, indiscutiblemente lo repiten, lo sufren, se hacen víctimas o se vuelven matones, o dejan que les peguen o golpeen, son algunas conductas en las que pueden incurrir”.

“En el caso de suicido, aparte de hacer el mapeo geográfico y de realizar una publicación ‘El Suicidio en Nuevo León: Perfil y Estudio Psicosocial’, hemos trabajado en la recolección de cartas y diarios de suicidas de estos ocho municipios y esperamos el próximo año publicar el segundo estudio al respecto”.

“Ya sabemos que influyen estados depresivos, hormonas, cuestiones bioquímicas a nivel cerebral, pero queremos entender desde la perspectiva de género, qué es lo que pasa en la mente del hombre y de la mujer al tomar esta decisión, para poder ofrecer recomendaciones y tratar de evitar estos casos” aseguró Cerda Pérez.

Además de los textos publicados con el apoyo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y del Instituto Estatal de las Mujeres, acerca de las problemáticas mencionadas, para la doctora Patricia Cerda y su equipo, las cosas no quedan ahí.

Varios municipios, consientes de su realidad ante esta situación, han solicitado que la Facultad de Ciencias de la Comunicación les realice un diagnóstico en estos tres rubros. A la par de que el Gobierno Federal dirige recursos a través de convocatorias para apoyar proyectos sociales. Aquí es donde la investigación se convierte en proyecto de cambio.

“Los frutos son varios, un ejemplo concreto es el municipio de Guadalupe, donde hay 13 colonias de alto riesgo, en las cuales se están instrumentando programas de apoyo dirigidos sobre todo a mujeres y jóvenes”.

Entre dichos programas que ofrece el Ayuntamiento después del proceso de análisis, evaluación y solicitud de presupuestos, destacan: círculos de apoyo terapéutico, programas de sensibilización entre la población, capacitación para el autoempleo, entre otros.

Fecha
Marzo 24 de 2009
Fotografía