Investigación sobre la Tuberculosis

Un proyecto realizado por la Facultad de Medicina

La tuberculosis es una enfermedad contagiosa, de fácil transmisión y que no presenta síntomas de inmediato, ya que pueden pasar semanas o hasta meses para ver las primeras manifestaciones de la enfermedad.

El Estado de Nuevo León se encuentra entre las primeras cinco entidades de la república mexicana en presentar este padecimiento, y es la zona metropolitana de Monterrey donde se presentan la mayoría de los casos.

La Universidad Autónoma de Nuevo León estudia procedimientos diagnósticos que buscan hacer más fácil la detección de la enfermedad en una etapa temprana, además de prevenir su contagio.

“Es un área en la que la investigación tiene mucho potencial ya que, aunque es una de las enfermedades más antiguas conocidas por el hombre es una de las menos exploradas y sus múltiples variantes abren la puerta a muchas investigaciones.”, comentó el Dr. Luis Adrián Rendón Pérez, miembro del Cuerpo Académico de neumología del Hospital Universitario.

El Centro de Investigación, Prevención y Tratamiento de Infecciones Respiratorias de la UANL, cuenta con un laboratorio de tercer nivel en tuberculosis, que es el de mayor valor dentro del aprendizaje de esta enfermedad y es uno de los cuatro laboratorios que existen en México, haciendo pionera a la Universidad, no sólo en investigación sino también en los estudios para el control de la enfermedad en países desarrollados.

Los estudios de biología molecular de las bacterias que provocan la tuberculosis son análisis muy avanzados que permiten conocer más a fondo la etiología de una infección, así como su forma de transmisión, su comportamiento y la manera como se mueve en el tiempo.

Por medio de la extracción de ADN de una micobacteria e identificando sus huellas digitales, se puede saber si la bacteria es la misma que contagia a personas en el Estado de Coahuila o en el de Texas, y con esa información se hace más fácil poder controlar su propagación.

De la misma manera los científicos de la UANL buscan la aplicación de nuevos medicamentos para la tuberculosis drogo-resistente, enfermedad que en la actualidad no tiene cura. Este proyecto consta de conseguir sales de medicamentos que aún no están en el mercado, los cuales son probados en los microorganismos para medir su efectividad bactericida; una vez que se confirma la sensibilidad de la bacteria ante el medicamento se accede a una nueva línea de investigación.

La tuberculosis está asociada con una enfermedad muy común en los mexicanos: la Diabetes Mellitus, que a su vez es el principal padecimiento que coexiste con ella. En Nuevo León, uno de cada cuatro pacientes con tuberculosis tiene diabetes. Los pacientes que tienen las dos enfermedades son los más difíciles de curar, pues son los que presentan mayor resistencia a los medicamentos.

Micobacterium tuberculosis es una bacteria común pero con una forma de vida muy rara para los científicos, al grado de compararla con un hongo ya que tiene la capacidad de vivir en el organismo de un ser humano por meses o años en condiciones desfavorables, lo que la convierte en una infección crónica.

Se tiene la idea de que la tuberculosis es una enfermedad de gente de escasos recursos y esto no es del todo cierto ya que la relación que existe con la forma en que viven estas personas es lo que favorece su transmisión. A esto hay que agregar la posibilidad de que la predisposición a la enfermedad se dé por causas genéticas y no por las condiciones de pobreza y de insalubridad en la que vive un porcentaje importante de la población en nuestro país.

La primoinfección es comunmente asintomática; la mayoría de individuos que desarrollan tuberculosis lo hacen en los primeros dos años tras la infección. La tuberculosis secundaria o posprimaria, se debe generalmente a reactivación de bacilos latentes y ocurrirá en un 10 por ciento de personas que se infectaron en su juventud; un tercio de los casos reportados en EU se debe a una reinfección reciente más que a una reactivación. De cualquier forma es entonces cuando se puede diagnosticar.

La bacteria comienza dañando los pulmones, haciendo de éste organo su favorito y provocando a través de él las manifestaciones más características de la enfermedad, sin olvidar que puede afectar cualquier parte del cuerpo. Una vez que la persona empieza a desarrollar la enfermedad aparecen síntomas como: pérdida de peso, fiebre, tos productiva y hemoptisis los cuales son inespecíficos y causan confusión con otras enfermedades, por ello se conoce a la tuberculosis como la “gran imitadora”.

La población mexicana dispone de una vacuna que se aplica al nacimiento para evitar una forma de tuberculosis que afecta las meninges pero que no protege contra la tuberculosis pulmonar y a largo plazo provoca interferencias con pruebas para su diagnóstico, haciendo imperativo la busqueda de nuevas formas para detectar la bacteria.

Fecha
Diciembre 14 de 2010
Fotografía