Mejor homenaje al cronista Celso Garza es leer su obra prolífica

La Universidad Autónoma de Nuevo León tributó un homenaje al maestro Celso Garza Guajardo con motivo del XVII aniversario luctuoso del educador, cronista, historiador y escritor nuevoleonés. La guardia de honor se llevó a cabo este 9 de enero, en la Hacienda San Pedro.

   

Zuazua, N. L.- El mejor homenaje que puede tributarse al profesor Celso Garza Guajardo es leer su prolífica obra escrita sobre la historia, la cultura, los personajes y las tradiciones regionales. Así lo mencionó el Secretario de Extensión y Cultura de la UANL, Celso José Garza Acuña, durante la guardia de honor organizada por el Centro de Información de Historia Regional de la UANL con motivo de su aniversario luctuoso número 17.

A lo largo de 30 años, Celso Garza Guajardo contribuyó como universitario a fortalecer la tarea de la investigación y la divulgación de la historia y el patrimonio cultural de la entidad, un compromiso que la Universidad Autónoma de Nuevo León reivindica, dijo el funcionario universitario, a través de dependencias como el Centro de Información de Historia Regional, el Centro de Documentación y Archivo Histórico, el Centro de Estudios Humanísticos y la Dirección de Humanidades e Historia.

Y en el ámbito familiar, Garza Acuña se expresó emocionado porque a 17 años de su partida aún se recuerda a un personaje entrañable para quien el mejor homenaje es leerlo, y para ello recomendó su gran antología, Aquellos años que soñé, editado por la UANL hace siete años, donde se encuentra la esencia de su pensamiento.

Para Hernán Farías Gómez, presidente de la Asociación Estatal de Cronistas Municipales “José P. Saldaña”, Aquellos años que soné cala hondo en las raíces regionales, donde con sentimiento escribe sobre personajes, paisajes y tradiciones del estado.

Ese fue el acento de su vida: el rescate de la historia de los pueblos, “es admirable su obra prolífica y actividad académica”.

Leopoldo Espinosa Benavides, presidente de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE), calificó a Celso Garza Guajardo de un gigante cuando se contempla su obra de más de 80 libros, cuadernos y folletos.

“Cuando más lo leemos, vemos que lo que investigó: los personajes y las costumbres, inscritos en el ámbito de la microhistoria, son importantes para todo México. Nuestra identidad ha crecido a raíz de su obra”.

La Hacienda San Pedro y el Centro de Información de Historia Regional fundados a su iniciativa, constituyeron un detonador de la explosión cultural de la actualidad.

“Celso Garza Guajardo es un personaje que ha calado hondo en la cultura de Nuevo León”, destacó Espinosa Benavides.

Después de los mensajes se realizaron las guardias de honor ante su busto, la primera a cargo de las autoridades universitarias y municipales, así como familiares, encabezada por el doctor Celso José Garza Acuña.

La siguiente estuvo a cargo de la SNHGE, encabezada por los presidentes saliente y entrante, Leopoldo Espinosa Benavides y Ludivina Cantú, directora de la Facultad de Filosofía y Letras, respectivamente.

Después montaron guardias la Asociación Estatal de Cronistas Municipales “José P. Saldaña”, los trabajadores de la Hacienda San Pedro al frente de su directora, Dinorah Zapata Vázquez; cronistas, invitados y público en general.

Estar en la Hacienda San Pedro que como decía don Celso, “era de todos y para todos”, nos recuerda el compromiso de continuar con la difusión de la historia y la cultura regional, y el cultivo de la crónica como un escudo necesario para fortalecer nuestra identidad, agregó Zapata.

Al final, los asistentes compartieron en Los Trojes el café y los tamales de Zuazua, municipio representado por Juan José González, secretario del ayuntamiento, a nombre del alcalde, Hernán Chapa. “Como municipio, el que se enaltezca la figura de Celso Garza Guajardo es muy importante”, dijo el funcionario.

Zuazua mantiene la invitación a los demás municipios para visitar la Hacienda San Pedro “Celso Garza Guajardo”, pues “estar aquí es hacer historia”.

Por
Edmundo Derbez
Fecha
Enero 9 de 2017
Fotografía
Daniel Zamora Aguilar