Honra UANL al Dr. Eduardo Aguirre Pequeño

La Universidad Autónoma de Nuevo León recordó a unos de sus hombres ilustres, precursor de la investigación en el norte de México y creador de carreras profesionales en las ciencias biológicas y agronomía.

   

Su legado a la ciencia y la educación superior es reconocido por la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Médico de formación e investigador de vocación, Eduardo Aguirre Pequeño impulsó la generación del conocimiento a nivel local, con trascendencia internacional. El Benemérito de la Educación de Nuevo León fue homenajeado en la Plaza de los Universitarios Ilustres de la UANL, al conmemorarse este 14 de marzo el aniversario número 113 de su natalicio.

La ceremonia estuvo encabezada por el Rector de la Máxima Casa de Estudios, Rogelio Garza Rivera; la Secretaria General, Carmen de la Fuente García; miembros de los órganos de gobierno de la UANL, funcionarios de la administración central, directivos de escuelas y facultades, así como miembros de la familia del doctor Eduardo Aguirre Pequeño.

Representantes de los diversos sectores de la comunidad universitaria: estudiantes, maestros e investigadores, montaron guardias de honor en torno a la efigie del fundador del Instituto de Investigaciones Científicas (1943), Facultad de Ciencias Biológicas (1952), y la Facultad de Agronomía (1954).

“Como investigador, hizo aportaciones decisivas en diferentes campos, destacando, sin duda, su estudio sobre el Mal del Pinto. Su responsabilidad social, principalmente con los grupos más vulnerables, lo llevó a inocularse él mismo el agente causante de esa enfermedad, en demérito de su salud y su situación familiar, pensando sólo en el futuro beneficio, según explicaba él mismo, de la humanidad”.

“Se distinguió por ser pionero de la investigación científica en la Universidad y además desempeñó importantes responsabilidades en nuestra alma máter, como director del Colegio Civil, en el que había sido estudiante y como director de la Facultad de Medicina”, expresó el maestro Rogelio Garza Rivera.

El Rector de la UANL destacó la trayectoria y el legado que Aguirre Pequeño heredó a las nuevas generaciones, acciones que deben marcar el rumbo hacia el porvenir.

“Los universitarios siempre recordaremos con orgullo y admiración al investigador emérito y al universitario ejemplar, entregado a la causa de formar con integridad, rigor científico y vocación humanista a las futuras generaciones de médicos e investigadores de Nuevo León.

“Gracias al doctor Eduardo Aguirre Pequeño por su legado de sabiduría científica y humanista; ejemplo de trabajo, transformación y trascendencia”, puntualizó Garza Rivera.

La ceremonia contó con la presencia de directivos, docentes y estudiantes de la Preparatoria 25 de la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Secundaria 53 de Hualahuises, tierra natal del doctor Eduardo Aguirre Pequeño; ambos planteles llevan inscrito su nombre como homenaje perenne. También, miembros de la Junta de Gobierno, representantes del Sindicato de Trabajadores de la UANL, de las facultades de Agronomía, Ciencias Biológicas y Medicina.

El doctor Eduardo Aguirre Cossío dirigió un mensaje alusivo a la vida y obra de su padre; palabras que emocionaron a sus hermanos David y Amparo Aguirre Cossío, así como los demás familiares.

 

Por
Sonia Corpus y Mónica Sánchez
Fecha
Marzo 14 de 2017
Fotografía
José Luis Macías Nicanor