Celebran día del jubilado

Con un desayuno que compartieron con el rector José Antonio González Treviño y distintos funcionarios de la UANL, un grupo de extrabajadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León celebró el 25 de junio de 2005 el Día del Jubilado.

   

Reunidos en la ‘Casa del Jubilado’, los ex empleados académicos y administrativos de la Máxima Casa de Estudios festejaron su día -el último sábado del mes de junio-, en una celebración instituida desde hace trece años por la UANL y el Sindicato de Trabajadores en asamblea general representativa.

José Antonio González Treviño felicitó a los jubilados y les agradeció sus años de servicio y entrega a la institución de educación superior. El funcionario les manifestó su compromiso y disponibilidad -así como el de sus colaboradores-, para proporcionarles todas las facilidades para cualquier actividad que quieran desarrollar.
 
Asimismo, el rector de la UANL les pidió mantenerse siempre informados y vinculados sobre los distintos proyectos, académicos y de financiamiento que la Máxima casa de estudios está implementando en todos los niveles de estudio.
 
Hasta este mes de junio de 2005 la Universidad cuenta con 3 mil jubilados, 600 del Hospital Universitario y 2 mil 400 de las distintas Facultades y Preparatorias, así como de los departamentos de la administración central.
 
Durante el desayuno estuvieron el secretario general Jesús Ancer Rodríguez, el titular de la Dirección General de Deportes, Jaime César Vallejo Salinas, y la directora de Recursos Humanos y Nóminas, Cruz Imelda Páez Garza.
 
JUBILACIÓN DEBE ENFRENTARSE CON MADUREZ
 
Aunque la situación es muy particular para cada persona, el momento de enfrentar la jubilación se debe tomar con madurez, señaló Ángel Lozano Chaires.
 
“Algunos están preparados psicológicamente para enfrentar su jubilación, otros no, sobre todo las persona que se jubilan ya grandes, el que tiene o siente que tienen muchas cosas que hacer”, indicó el representante de los jubilados de la UANL.
 
En la Casa del Jubilado -ubicada en la colonia Mitras Centro-, a diario se reúne un grupo de ex trabajadores universitarios para realizar manualidades, juegos de mesa y organizan viajes a distintos puntos turísticos del estado y del país.
 
“La jubilación realmente si alguien la toma con mucha madurez, es la oportunidad que se le presenta a la persona para hacer cosas que no podía hacer por cumplir con un deber, horario de trabajo, preparar la clase, revisar exámenes y ya libre de eso, puede desarrollar las actividades que siempre quiso hacer”, explicó Lozano Chaires.
Fecha
Junio 29 de 2005
Fotografía