Un Cervantes en la UANL

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado dialogó con la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Un día previo al encuentro, el novelista recibió el reconocimiento Doctor Honoris Causa por la institución educativa.

   

En 2017, el Ministerio de Cultura de España concedió el Premio Cervantes a Sergio Ramírez Mercado, siendo el primer escritor centroamericano en recibir este máximo galardón en lengua castellana.

A un año del reconocimiento instituido en 1976, el novelista nicaragüense visitó la Universidad Autónoma de Nuevo León para dialogar con los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras.

“El escritor está obligado a escribir bien, a no improvisar, a no ser un escritor mediocre; a trabajar diario, a mejorar, a imaginar cosas.

“Además de escritor, yo soy ciudadano y siento que tengo el deber de utilizar la escritura para expresar mis propias condiciones, alzando mi voz como escritor y ciudadano”, enfatizó el miembro de número de la Academia Nicaragüense.

Sergio Ramírez es parte de la generación de escritores latinoamericanos que surgió después del boom; tras un largo exilio voluntario en Costa Rica y Alemania, abandonó por un tiempo su carrera literaria para incorporarse a la Revolución Popular Sandinista que derrocó la dictadura del último Somoza.

Reemprendió la escritura con la novela Castigo divino, que recibió el Premio Hammett en España, en 1988.

“La novela o la narración no es hablar sobre política, sociología, demografía, o geografía. La literatura es sobre seres humanos; contamos historias en las que las personas se ven alteradas por distintos elementos como el dinero, amor, poder, muerte, etcétera”, señaló quien recibió el Premio Internacional “Carlos Fuentes” a la Creación Literaria en el Idioma Español.

En un ambiente informal -a modo de conversatorio-, el escritor Sergio Ramírez compartió algunas de sus experiencias e intercambió ideas con los estudiantes.

“La creación de cada novela necesita su propio procedimiento, cómo contar la historia y elegir el método más correcto; esto es esencial, ya que si no lo hacemos correctamente podemos arruinar meses o años de trabajo.

“El humor, la ironía y el humor negro son una gran herramienta que el escritor tiene para defenderse de las autoridades políticas en sus textos. El humor bien entendido es un arma en la literatura”, aseguró.

El escritor aprovechó la ocasión para aconsejar a los universitarios interesados en incursionar al mundo de la literatura.

“Hay que tomarla en serio, como un pasatiempo no resuelve tus problemas diarios como el obtener dinero, comida, etc., si quieren ser profesionales deben de dedicarle tiempo, tampoco es ir al extremo de abandonar todo por la literatura, pero hay que tener prioridades sobre ella”, señaló el miembro correspondiente de la Real Academia Española.

El encuentro se llevó a cabo el 27 de septiembre, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL. Un día previo al encuentro, el novelista recibió el Doctor Honoris Causa por la Máxima Casa de Estudios.

Por
Abiel Padilla
Fecha
Septiembre 27 de 2018
Fotografía
Jonathan Monsiváis Gaytán