Lleva su violín a la FIME

Como parte del programa del Festival de Arte y Cultura, Daniel Dimov charló sobre el violín el 14 de septiembre.

   

La Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León continúa con la difusión del arte y la cultura.

En su tercera edición, el Festival de Arte y Cultura FIME es una gran opción para los estudiantes, pues alberga exposiciones artísticas, conferencias, presentaciones de libros, así como la actuación de los grupos representativos de la facultad, como es el caso del grupo de bossa nova, de blues, de cuerdas, y La Tuna.

Como parte de la oferta cultural, FIME contó con la presencia de Daniel Dimov, el primer violín de la Orquesta Sinfónica de la UANL (OSUANL), quien asistió a la Sala Polivalente del CIDET, para brindar una charla sobre las bondades del violín.

El violinista resaltó la gran apuesta por parte de la UANL por llevar el arte y la cultura tanto al interior como al exterior de la Institución, y qué mejor panorama que contar con ingenieros sensibilizados en el aspecto natural.

El búlgaro señaló las diferencias sonoras del violín acústico y el violín eléctrico. Utilizó un instrumento transparente y acondicionado con luces de colores que encendían dependiendo de las notas interpretadas, Dimov se dirigió al auditorio.

“El violín acústico tiene sus ventajas por medio de la caja de resonancia. La ventaja del violín eléctrico es que amplificándolo puede llenar hasta la Arena Monterrey, que es para 10 mil personas, y se escucha impresionante, pero no tiene la calidad de sonido de un instrumento acústico.

“Este es un violín eléctrico con luces, transparente, cambia de colores, su puente no es de madera, su sonido es todavía más áspero”, explicó.
El trabajo de un violinista es diverso y demandante, pueden colaborar como solistas en bandas de rock. Este fue el caso de Dimov y su música en los discos de Hombre sintetizador y Maquillaje de la banda regiomontana, Zurdok.

“Tengo un pedal que es para guitarra. Conectando el violín ahí puedes sonar como una guitarra eléctrica o algún instrumento más para el rock. A los jóvenes les gusta no sólo cómo se escucha sino cómo se ve.

“La mayoría de las bandas que quieren mejor sonido meten acústico o le ponen una banda para que agarre el sonido lo más natural posible. Cuando pasa el sonido por el micrófono siempre se vuelve más metálico. Cuando tú quieres sonorizar un violín acústico, lo mejor sería con una banda.

“Lo que quiero demostrar a la gente es cómo suena la música clásica, cómo se toca; y también la música moderna. Y que ellos mismos decidan qué les gusta más”, comentó.

A Dimov le gusta mezclar los sonidos del violín y el pedal eléctrico en algunos de sus conciertos y más cuando son tertulias musicales al aire libre.
“Esto es dependiendo del estilo de música que vas a tocar. Por ejemplo, aquí hicimos el concierto de The Doors y Pink Floyd en la explanada con la OSUANL. El pedal lo tenía yo distorsionado para que se escuchara como guitarra cuando me tocaban los solos.

“Todo el tiempo he tocado música clásica. Estoy graduado de conservatorio. Me gusta todo tipo de música mientras sea buena”.

Desde Pachelbel y Beethoven hasta Maroon 5, Coldplay y Katy Perry, Dimov dio un recorrido por diversos sonidos, también pidió opinión a los ingenieros, pues el músico ha estado solicitando la creación de un arco para violín adicionado con luz.

Por
Guillermo Jaramillo
Fecha
Septiembre 14 de 2017
Fotografía
Cortesía Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica