Buscan transformar comunidad rural del sur de Nuevo León

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León impulsan un proyecto de desarrollo sustentable en el sur de la entidad, para la generación de empleo y cuidado del medio ambiente.

   

Convertir el ejido Pablillo, Nuevo León, en un lugar ecoturístico, es una de las metas de un grupo de estudiantes de la UANL, encabezados por Mauricio Antonio Palma García.

El alumno de la Facultad de Ingeniería Civil, junto a sus compañeros de carrera Armando Aguirre, Daniel Cruz, Mario Coronado y Josué Jasso, de la Facultad de Arquitectura, impulsan este proyecto en el municipio de Galeana.

“El trabajo consiste en desarrollar un parque ecoturístico para que los habitantes puedan tener ese modelo de negocio y obtengan ingresos extras de dinero y mejoren su economía.

“Nuestra intención también es que de las mismas ganancias que deje el parque, se puedan invertir en infraestructura para el mismo ejido”, explica Palma García, quien ha pertenecido durante cinco años consecutivos al Programa Institucional Desarrollo de Talentos Universitarios de la UANL.

El proyecto contempla la creación de un parque ecoturístico en el que se ofrezca el servicio de renta de cabañas, palapas, asadores, juegos infantiles, rappel, tirolesas, paseos a caballo, entre otras actividades.

La intención es activar el turismo de la zona y atraer visitantes que generen una derrama económica para esta comunidad del sur de Nuevo León. Asimismo, se pretende dar pláticas a los habitantes sobre la conservación del medio ambiente para instruir a los visitantes del parque.

El ejido Pablillo cuenta con más de 900 habitantes y una extensión geográfica de 13 mil 589 hectáreas. El nivel de escolaridad promedio de la población es básico.

La comunidad dispone de varios recursos naturales como el pino, encino, paxtle, cactáceas; su fauna la integran el venado, puma, víboras de cascabel, osos, entre otras especies.

Entre las actividades económicas de la zona están la agricultura, ganadería vacuna y caprina. La mayor parte de la población joven trabaja en invernaderos privados, así como minas de la región.

De acuerdo con el estudio que realizaron los universitarios en esta comunidad, existe una gran falta de empleos. Las personas tienen que trasladarse a otros lugares lejanos para conseguir trabajo. Los jóvenes abandonan la escuela a edades tempranas para apoyar con los gastos del hogar.

“Pretendemos que la mitad de la población se beneficie con el proyecto a través de la creación de empleos en el ejido por medio del turismo sustentable, para que puedan generarse nuevas fuentes de empleo y a su vez, cuidar la naturaleza”, recalca Palma García.

La intención es que los habitantes del ejido sean los encargados de la operación y manejo del parque, aprovechando que conocen bien la zona y además fungirían como guías locales para ofrecer recorridos a los visitantes.

Por el impacto del proyecto de desarrollo sustentable, fue inscrito en el concurso Premio Cemex-Tec Edición 2017, en la categoría Transformando Comunidades.

De llegar a ganar el certamen, los jóvenes de la Máxima Casa de Estudios recibirían una cantidad de 400 mil pesos para iniciar con su proyecto. El resultado final de su trabajo lo conocerán en septiembre de 2017.

Por
Eduardo Rodríguez Palacios
Fecha
Junio 12 de 2017
Fotografía
Daniel Zamora Aguilar y Cortesía