Tigrillas, primeras campeonas de tochito

En la primera Universiada donde el futbol bandera es deporte oficial, las Tigrillas ganaron el campeonato al vencer por 33-19 al CETYS Tijuana. El Rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Rogelio Garza Rivera, entonó las porras y festejó con el equipo.

   

A los triunfos históricos de la UANL en esta Universiada Nacional 2018, con sede en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), se suma otro: ser el primer campeón del futbol bandera como deporte oficial.

Las Tigrillas lo hicieron sacando el juego con el corazón y como si fuesen 15 hermanas que se conocen bien y se quieren. Vencieron al septeto del CETYS Tijuana el 2 de mayo en el Estadio "J.J. Pichardo" y por 33-19.

Además de la hermandad que las une y de conocer que son las mejores jugadoras universitarias, el Rector de la Universidad, Rogelio Garza Rivera, presenció esta final.

El Rector bajó al campo luego del silbatazo final, las felicitó y entonó con ellas sus porras. Ellas, en agradecimiento, le entregaron una medalla de oro con las iniciales de sus nombres y el número de juego de cada una.

Aún contento por la obtención del campeonato, el entrenador Héctor Rodríguez expresó en entrevista su alegría. Comentó que el triunfo es el producto del esfuerzo de muchos años y del apoyo de la Universidad.

Rodríguez consideró que la diferencia con su equipo fue la actitud y fuerza mental ante las jugadas grandes del rival. Halagó a su ofensiva y defensiva por cumplir en momentos cruciales.

“(La quarterback) Mayela hoy dio un gran juego, sobre todo poniendo pases en momentos claves y no se vio nerviosa. Y es la posición más dura”, expuso.

Mayela Cervantes Zúñiga dijo en entrevista que a ella y a sus compañeras les hubiese gustado una revancha contra la Universidad Autónoma de Chihuahua en la final, pues el año pasado el equipo de Chihuahua venció a la UANL en casa, cuando todavía el tochito era un deporte de exhibición.

“Desde que llegué aquí tenía confianza y sabía que nadie era mejor que nosotros. El equipo lleva rato pero ya sean recién llegadas o veteranas nos estábamos conociendo y ahora puedo decir que somos una familia”, confesó la estudiante de cuarto semestre de Agronomía.

Además de Mayela, un engranaje sustancial de las formaciones en la táctica de Rodríguez fue Eva Hipólito Prado. Ella era una sombra para las jugadoras y jugadas importantes que mandaba el equipo fronterizo. Bateó una tercera y tres yardas por anotar, jugada decisiva en el marcador.

“Me tocó ser quarterback el año pasado y esto me sabe a revancha. Les decía antes de iniciar el partido 'yo voy por lo que es mío, el oro es nuestro' y nunca tuve la duda”, sentenció la estudiante de maestría en Ciencias Políticas.

Al final, Eva explicó que inventaron la palabra unilia durante las pláticas con el psicólogo del equipo, la cual se trata de una composición con las palabras unión y familia. Es algo que las identifica pues algunas son foráneas y entre ellas se suplen los vínculos familiares.

 

Crónica de una final histórica

Igual que ocho horas antes, en la semifinal contra Potros UAEMex, Tigrillas perdió el volado y CETYS inició en el lado este del campo y defendiendo.

Con la primera ofensiva del juego en sus manos, Tigrillas atacó el perímetro tijuanense con la estudiante de Arquitectura, Andrea Delgadillo, quien anotó los primeros 6 puntos del juego. Sin embargo, fallaron la conversión de un punto. El CETYS, en cambio, solo hizo un primero y 10 en su primera ofensiva. Y entregó el ovoide.

El septeto ofensivo de Tigres incrementó el marcador 13-0 con una jugada sorpresa de Mayela Cervantes. Delgadillo anotó la conversión de un punto.

Las de negro y amarillo no estaba muy cómodas con lo sucedido. Su reacción sucedió con el primer bombazo del juego al anotar en un pase de casi 40 yardas. Pero el extra del CETYS fue detenido por Delgadillo y dejaba las cosas en 13-6.

Con ofensivas sostenidas, Tigrillas llegó a la yarda 1 que defendían las fronterizas. La elusiva corredora Marlene Gutiérrez se encargó de cruzar esa yarda. Se fueron al descanso ganando 19-6 a pesar de fallar en el extra.

En la segunda mitad del partido y con la primera ofensiva del complemento, el CETYS se acercó a la yarda 25 de la parcela Tigre. Eva Hipólito respondió con una intercepción que dilató las posibilidades del rival de acercarse en el marcador. Tigres entregó el balón.

Las jugadoras de Tijuana sabían que era ahora o nunca. Con otro bombazo anotaron y se acercaron al marcador 19-12; ya que fallaron la conversión del punto extra.

Luego vino otro de los arrastres de cadenas de más de 60 yardas de la ofensiva de Tigres sobre la defensiva del contrario. Corina Barrera sumó seis puntos más a partir de la yarda 5. Valeria Villarreal dejó el tanteador 26-12 al sumar la conversión de un punto.

Restaban cuatro minutos en el reloj. CETYS encontró la forma de anotar otros seis puntos y acercarse a Tigres en el ocaso del juego. Por primera vez, anotaron la conversión. El partido estaba 26-19.

Las jugadoras de la Uni no se desesperaron. Con su juego devoraron yardas hasta estar en 15 aurinera. Ahí, el binomio Delgadillo –Villarreal anotó 7 puntos para posicionar ya un difícil 33-19 para las deportistas de Tijuana.

Con la última ofensiva, CETYS llegó a la yarda 3 de Tigres, pero las felinas sacaron la garra y el corazón que las caracterizó en todo el torneo para mantener el marcador.

Por
Luis Salazar
Fecha
Mayo 3 de 2018
Fotografía
Osvaldo Narváez