Por una sociedad del conocimiento crítica

Con el tema “Ética, ¿dónde habitas? Reflexiones sobre la falacia universitaria”, participó el doctor Carlos Cullen, de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, en el último día de actividades del Coloquio ética, Ciudadanía y Educación frente a la Sociedad del Conocimiento.

   

“En el debate actual hay mucha confusión, porque existe esa tendencia a hablar de sociedad del conocimiento y en realidad se está pensando en una sociedad de la información; creo que hay que trabajar por el conocimiento, porque la sociedad de la información en última instancia queda sometida pura y exclusivamente al mercado, no tiene mecanismos críticos en sí misma”, expresó el doctor Carlos Cullen, de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Aunque inmediatamente el catedrático en Ética advirtió que como el conocimiento es trabajo crítico y es saber qué hacer con la información, se corre el riesgo de que sólo unos cuantos sean lo que puedan decir “yo tengo la información, pero además sé qué hacer con ella; tú sólo tienes la información”, ejemplificó.
 
Con el tema “Ética, ¿dónde habitas? Reflexiones sobre la falacia universitaria”, participó el experto sudamericano en el último día de actividades del Coloquio ética, Ciudadanía y Educación frente a la Sociedad del Conocimiento, que se llevó a cabo los días 27, 28 y 29 de junio de 2005 en la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.
 
NECESARIO DEFINIR EL PROYECTO
 
De entrada, Carlos Cullen dijo que la diferencia básica entre sociedad de la información y sociedad del conocimiento es que hay que pensar a fondo que no es lo mismo pensar que conocer, aunque advierte cierta tendencia de hablar de sociedad del conocimiento cuando en realidad se está pensando en la sociedad de la información.
 
“Justamente porque hay una tendencia a deslizar la idea del conocimiento a la idea de la información, porque en última instancia la información es manejable, es distribuible, es un bien económico, se le puede encauzar; por otro lado, siempre hubo sociedad del conocimiento, no hay sociedad sin conocimiento, lo que pasa es que detrás de estas terminologías, lo que hay es una cosa histórica, de querer contraponer la sociedad industrial centrada en el trabajo a una sociedad centrada más en la mente”, argumentó.
 
Exhortó a que se defina con precisión si se está apostando por la sociedad del conocimiento, como una sociedad donde todos tengan más posibilidades de conocer, donde el conocimiento sea un bien socialmente distribuido con justicia, donde el acceso al conocimiento esté garantizado para todos, donde el conocimiento se valore como conocimiento y no como mera acumulación de información.
 
“Si en el fondo lo que queremos decir es que no podemos sustraernos a una lógica de la información que nos obliga a tener cada vez más información pero sin saber bien qué hacer con eso, se corre el riesgo de que otros piensen por vos, que unos cuando sean lo que tienen la información y además sepan qué hacer con ella y otros sólo se queden con la información”, dijo Cullen.
 
En ese sentido, dijo, la ética en un proyecto de este tipo es clave, porque en última instancia este es un problema primero de justicia, es la posibilidad de conocer, no meramente estar informado; renglón en el que la escuela juega un papel preponderante.
 
“La escuela no tiene que entrar a rivalizar con las ciencias de información (Internet, por ejemplo), en ocasiones se entra en una especie de lógica para ver cuál es el centro de información más fuerte (televisión, Internet o escuela) y no debe ser; la escuela es el lugar del conocimiento, saber qué hacer con toda esa información, es el lugar que transforma la información en conocimiento, este es el valor que tiene el proyecto”, concluyó.
 
Por eso, insistió el académico de la Universidad de Buenos Aires, hay que trabajar fuertemente en la reconstrucción de espacios como la escuela, “porque ahí sí creo que hay un lugar de vigencia de lo público y donde es posible recuperar esta idea del conocimiento, de la información y de la justicia”.
Fecha
Junio 30 de 2005
Fotografía