Fracaso conduce a prejuicio económico y de credibilidad en sociedad del conocimiento

Adela Cortina Orts, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universidad de Valencia, participó en el arranque del Coloquio Internacional Ética, Ciudadanía y Educación: Frente a la Sociedad del Conocimiento.

   

En un proyecto común, como es la sociedad del conocimiento, debe haber mucha prudencia en los gobernantes y los ciudadanos, porque si acaso fracasa o se malogra, habría un prejuicio económico y en confianza, que es un capital fundamental de los pueblos.

Así reflexionó Adela Cortina Orts, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universidad de Valencia, quien participó el 27 de junio de 2005 en el arranque del Coloquio Internacional Ética, Ciudadanía y Educación: Frente a la Sociedad del Conocimiento que se lleva a cabo en la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.
 
“Y es que la decepción es malísima, por eso digo que los que son más responsables –que son los que tienen más poder-, deberían poner mucho de su parte para que el proyecto no fracase, porque cuando la gente pone ilusión en las cosas y después fracasan es muy difícil recuperar la confianza”, reiteró al término de su conferencia.
 
PRUDENCIA EN LA GOBERNABILIDAD
 
En la ponencia “Educar en una ciudadanía cosmopolita en la sociedad del conocimiento”, la maestra Cortina Orts dejó claro que la sociedad de los científicos y la tecnología lo sería siempre que se pueda aplicar el conocimiento en la obtención de resultados.
 
“De no fructificar un proyecto de este tipo habrá decepción y cuando la gente pone ilusión en las cosas y después fracasan es muy difícil recuperar la confianza, además habrá un prejuicio económico y en confianza, que es un capital fundamental de los pueblos”, dijo Adela Cortina Orts.
 
Reiteró que el reto es lograr una ciudadanía cosmopolita, que trabaje el eje del saber en tres vertientes fundamentales respecto a la educación: habilidades y conocimientos, prudencia y sabiduría moral.
 
La catedrática de la Universidad de Valencia dijo que otro mundo no sólo es posible, sino que es necesario, así como la prudencia como una virtud que deben tener los gobernantes no sólo hacia el tema del desarrollo sostenible y del medio ambiente, también del tema social.
 
“Los gobernantes no sólo deben ser prudentes, sino también justos, porque en ocasiones la prudencia da la sensación de que es saber manejar bien lo hilos para alcanzar las metas que se buscan, pero muchas veces las metas que quieren alcanzar los gobernantes no acaban de ser metas justas”, expresó en su discurso.
 
Insistió en que es importante que la prudencia se enclave siempre en el marco de la justicia: un gobernante tiene que buscar el bien común, nunca su bien particular, y para eso debe ser prudente, pero debe hacerlo con un sentido de la justicia.
 
En ese sentido, la ciudadanía debe también ser prudente e intentar participar en la vida pública, política y de las instituciones en que se encuentra.
 
“Si se dejan las cosas únicamente en las manos de los políticos y economistas, al final hacen cosas que no son las mejores para la ciudadanía, la ciudadanía tiene que participar y comprometerse a llevar las cosas adelante”, expresó la invitada por la UANL.
 
La doctora Adela Cortina dejó claro que la confianza de la ciudadanía hacia sus gobernantes es básica, que los gobernantes funcionen de tal manera que infundan confianza en la gente; así también que las instituciones sean sólidas, bien afirmadas.
 
“Tienen una responsabilidad enorme, los ciudadanos se deberían ilusionar con un proyecto común en el que puedan poner lo que sea de su parte, porque en ocasiones nos desentendemos de lo que pasa en la vida pública y es peor para todos; los ciudadanos se tienen que comprometer solidariamente en un proyecto común como puede ser eso, siempre que sea de beneficio para todos; pero los gobernantes tienen una gran responsabilidad”, concluyó la especialista española.
 
Cabe destacar que el Coloquio Internacional Ética, Ciudadanía y Educación: Frente a la Sociedad del Conocimiento lo organiza la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, coordinados con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Pedagógica Nacional, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, y Da Universidade do Estado do Río de Janeiro.
Fecha
Junio 28 de 2005
Fotografía