Ética, sociedad del conocimiento y ciudadanía

Sociedad del conocimiento y ciudadanía, fue una de las mesas de trabajo que se realizó en la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”.

   

Sociedad del conocimiento y ciudadanía fue una de las mesas de trabajo que se realizó en la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías” dentro del Coloquio Internacional Ética, Ciudadanía y Educación Frente a la Sociedad del Conocimiento, organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En esta conferencia del 28 de junio de 2005 estuvieron como ponentes Fuensanta López Rosales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Humberto Torres Ortega de la Universidad Autónoma de Baja California, Guadalupe Chávez y Beatriz Liliana De Ita Rubio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
 
Fuensanta López Rosales inició su participación señalando que nos encontramos de lleno en el siglo XXI y sin embargo parece que apenas nos empezamos a preocupar por el tema de la ética en nuestra sociedad.
 
“Los valores son una creencia personal sobre lo que es importante en la vida, y por ende, de lo que no es importante, los valores son, por tanto, ciertas cualidades que valoramos por encima de otras. Valor se refiere a una excelencia o perfección. Hay grandes valores como la verdad, el amor, la esperanza, la belleza, la felicidad, la virtud, el bien y otros”, explicó López Rosales.
 
Asimismo señaló que se han ido arraigando otro valores en nuestra sociedad; los del materialismo de “tanto tienes, tanto vales”; de “como te ven te tratan” o aquél de “un político pobre es un pobre político” donde el poseer, el tener, forma parte imprescindible del ser.
 
Para finalizar su participación Fuensanta López expresó que es necesario formar a la sociedad en valores éticos, pues de ello depende el buen vivir, la sana convivencia y un modelo de sociedad más positiva y estable y acorde a los valores supremos que como seres humanos nos debemos prodigar todos entre sí.
 
El siguiente en tomar la palabra fue Humberto Torres Ortega, quien mencionó que existen algunos conceptos que son componentes de manera inexorable para la sociedad en este siglo XXI:
 
• Ciudadanía: es un término ligado a la concepción del Estado-Nación. Ciudadano es un individuo igual a otro en derechos y obligaciones frente al estado. La función de este concepto fue la de eliminar del orden político la legitimidad de todas las reivindicaciones de diferencias basadas en la sangre, el rango o la pertenencia a cuerpos o comunidades distintivas.
• Cultura: es una totalidad que rebasa la vida de una persona, es el contexto en el que se cumplen sus deseos y se ejercen sus decisiones.
• Tolerancia: es la coexistencia de cuerpos de creencias, doctrinas o conductas opuestas entre si.
• Autonomía: se debe reconocer a todos los ciudadanos que se encuentran bajo las condiciones de pertenecer a un pueblo.
 
Humberto Torres aseveró que solamente puede concebirse al mexicano y la educación en el siglo XXI mediante el gozo pleno de los cuatro conceptos mencionados anteriormente.
 
Guadalupe Chávez González mencionó que existen hoy una crisis estructural en nuestra sociedad en la que aparecen una serie de nuevas formas de organización social, económica y política cuya principal característica es que las dificultades del funcionamiento de todos estos aspectos se producen simultáneamente y a esto se le llama una crisis generalizada.
 
En este contexto el conocimiento y la información se han convertido en variables clave en la generación y distribución del poder, sin embargo una economía y una sociedad basadas en el uso intensivo de conocimientos producen simultáneamente fenómenos de gran desigualdad.
 
“En la sociedad del conocimiento la estructura de los Estados-Nación ya no logra funcionar bajo los mismos principios de antaño ni generan la cohesión social necesaria para convivir en el mundo de hoy, la aparición de entidades políticas y supranacionales limitan su acción y esto es algo con lo que la educación también tiene que luchar o negociar o incorporar”, expresó Chávez.
 
La catedrática de la Universidad Autónoma de Nuevo León concluyó su participación informando el reto que se presenta en actualidad es diseñar estrategias de transformación productiva con equidad para lograr el acceso al uso del conocimiento para todos.
 
La mesa de trabajo concluyó con la participación Beatriz Liliana De Ita Rubio quien mencionó la relación existente entre ética, política y educación.
 
“Entre la ética y la política se establecen relaciones políticas e intrínsecas; ya Aristóteles concebía a la ética como la filosofía de las cosas humanas junto con la política y al hombre como el animal político por lo cual planteaba que su entendimiento y el de su conducta se dan en el seno de la política.
 
La relación que se establece entre ética y educación es también esencial ya que tradicionalmente la educación es concebida como el proceso mediante el cual las generaciones adultas transmiten a las jóvenes todo el acervo cultural de un grupo determinado, es decir conocimientos, técnicas, valores, hábitos, costumbres, así como pautas y normas de comportamiento, de esta manera en toda educación esta implícita la ética”, informó De Ita.
 
De Ita Rubio, cerró su intervención señalando que la ética es una necesidad inaplazable en este mundo globalizado.
 
Al finalizar la conferencia los asistentes al evento tuvieron la oportunidad de intercambiar opiniones y puntos de vista con los ponentes.
Fecha
Julio 4 de 2005
Fotografía