¿Cómo educar en la era digital?

La doctora Divina Frau-Meigs aseguró que desarrollar el espíritu crítico es la clave para que los estudiantes sepan explorar los contenidos, analizar la información con la verificación de las fuentes y crear sus producciones examinando las consecuencias.

   

Aunque vivimos en una época con acceso a gran cantidad de contenidos, la divulgación de información falsa, conocida como fake news, fomenta una sociedad desinformada.

Y aunque no es un tema reciente, la difusión de información falsa se ha vuelto más poderosa y peligrosa, gracias a la velocidad en que ésta se comparte a través de plataformas como las redes sociales.

La doctora en Ciencias de la Información y de la Comunicación, Divina Frau-Meigs propone que los estudiantes deben desarrollar el espíritu crítico, para explorar, analizar y crear contenidos que les generen valor.

“Muchos jóvenes, hoy en día, que van navegando por las redes no saben organizarse; se pierden al cabo de dos clics, entonces eso es muy importante.

“Para los jóvenes todo fluye de la misma manera, ellos sólo están navegando en redes y comunicando”, aseguró Frau-Meigs al participar en el III Congreso Internacional de Investigación Educativa de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La especialista francesa dictó la conferencia “La alianza SMILE (Sinergias para Educación Mediática e Informacional en la Educación) para apoyar la enseñanza del siglo XXI”.

En la plática con profesores e investigadores, Divina Frau-Meigs explicó aunque la cultura mediática (medios de comunicación tradicionales) y la cultura informacional (bibliotecas y contenidos impresos) han quedado en desventaja ante la cultura informática (el internet), las tres son necesarias para que los estudiantes adquieran las competencias del siglo XXI.

La profesora de la Universidad Nueva Sorbona de París aseguró que la información mediática permite al estudiante establecer una cultura crítica; la información documental ofrece las competencias organizacionales en la búsqueda y evaluación de la información; mientras que las info-data permiten que los jóvenes adquieran las competencias operacionales, para que desarrollen su creatividad y participen en la creación de contenidos.

“Estas son las megas competencias para entender el proceso de las tres culturas y cómo funcionan entre ellas, como convergen”, expuso Frau-Meigs, como parte de los resultados de su investigación Public policies in media and information liberacy in Europe.

“Nuestra fuerza en el aula es separar y mostrar cómo se adquiere esto poco a poco y no hacerlo de manera salvaje, o sólo de manera como consumidor o como ciudadano”, agregó.

A través de la estrategia Alfabetización Mediática e Informacional (AMI), la titular de la Cátedra Unesco Saber evolucionar en la era del desarrollo digital sostenible, busca que los países implementen prácticas educativas que permitan empoderar a las personas sobre el acceso equitativo a la información.

Esta estrategia que se originó en Francia en 2015, faculta a los ciudadanos a comprender las funciones de los medios de comunicación y de informática, evaluar críticamente los contenidos y tomar decisiones fundadas como usuarios y productores de información y contenido mediático.

Se hace hincapié en la capacitación de los profesores, para sensibilizarlos sobre la importancia de AMI en el proceso educativo para que la integren en sus procesos de enseñanza, métodos pedagógicos y planes de estudio.

“Todos los países tienen CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), porque el código, la información de tipo data y algoritmo es el futuro, es el petróleo del futuro.

“Hay una alianza CTIM que tiene mucha legitimidad, pero yo lo que digo es que podemos hacer una alianza AMI para poner los valores, los contenidos, el espíritu crítico ahí dentro”, aseguró Divina Frau-Meigs.

La ponencia se llevó a cabo en el 3er Congreso Internacional de Investigación Educativa-UANL Unidad y diversidad en torno al fenómeno educativo, con sede en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el 29, 30 de noviembre y 1 de diciembre.

“Tenemos una responsabilidad enorme en nuestra generación de no dejar perder los éxitos del siglo XX y de apoderarse de los éxitos del siglo XXI.

“Es un mundo en el que ellos van a encontrar empleo, van a dirigir a gente, van a compartir el trabajo. Todos los países tienen este problema y este es una oportunidad para nosotros de hacer un pensamiento radical sobre las competencias del siglo XXI”, puntualizó.

En la jornada se presentaron 91 ponencias, cinco publicaciones, tres talleres y 10 carteles, con una asistencia de 190 personas entre autores y participantes de Latinoamérica y Europa.

En este encuentro se abordan temas de las cuatro líneas de generación y aplicación del conocimiento de la Red de Investigación Educativa: tendencias educativas, ciudadanía y responsabilidad social, desarrollo sustentable y procesos educativos.

Por
Blanca Medina Viezca
Fecha
Noviembre 29 de 2017
Fotografía
José Luis Macías Nicanor